RSS

Membrillo con queso en Thermomix


Hoy traigo un rico membrillo hecho en Thermomix, perfecto para comerlo con queso curado o fresco, o para rellenar ricos dulces.¡Una cena agridulce irresistible!

Es mi asalto al blog Las Recetas de Blinky, para el reto de Asaltablog. Yo no soy de cosas demasiado dulces por lo que doblé las cantidades pero puse algo menos de azúcar, eso sí, el resultado ha sido delicioso.

Nunca había hecho membrillo casero pero, como tengo mi nueva Thermomix, dije ¿Por qué no? Esta versión la hice con azúcar moreno, ya que desde hace tiempo no tomo azúcar blanca. El sabor quedó delicioso y la textura super cremosa, la próxima vez pruebo con Stevia en lugar de azúcar, así veo como queda y además reduzco calorías.

¡Dar un bocado agridulce a la vida con este membrillo y queso! No se si sabe a beso, como la uva y el queso, pero te sorprenderá, y no hay nada mejor que eso.


Ingredientes:
1 kg de membrillos
700 gr de azúcar moreno de caña
1 limón pelado y sin pepitas
queso curado de cabra
pan crujiente


Elaboración:

Lavar bien los membrillos y picarlos en trocitos. Yo los hago pequeños para que a la thermomix la cueste menos picarlos con el aspa.



Encender la thermomix, pesar el membrillo. Añade un limón pelado, sin la parte blanca que amarga, y sin pepitas cortado en trozos.



Cerrar la thermomix, ponlo a velocidad 7 durante 30 segundos. Con la espátula baja la mezcla, muévalo un poco y repite dos veces más a la misma velocidad y tiempo.



Abre la thermomix, añade el azúcar y dale a velocidad 7 de nuevo a 30 segundos dos veces, abriendo siempre para moverlo un poco y bajar lo de las paredes.



Ponlo  40 minutos a 100º a velocidad 5. Luego dar 10 minutos más a la misma velocidad y grados, eso sí sin tapara para que se evapore.



Poner en un molde o tuper, aplanarlo con una espátula o lo que tengas a mano. Dejar enfriar a temperatura ambiente y luego meter en la nevera durante unas horas.


Luego coger un trocito y ponerlo en un plato, la cantidad que quieras.


Aádir el queso que te guste, en mi caso uno curado de cabra, que contrasta genial con el membrillo. Pero puedes elegir el que más te guste.


Come un trocito de queso, con uno de membrillo y pan crujiente, ¡Una mezcla deliciosa e irresistible! Ideal para una cenita sencilla.












  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Mermelada de frambuesas y Pedro ximenez


Hoy traigo una sana y deliciosa mermelada de frambuesas y Pedro Ximenez. Es sabrosa, sin azúcar y perfecta para el desayuno o rellenar postres.

Hoy ya es viernes, no se vosotros pero yo es el día que más me relajo de la semana. Sabes que en unas horas serás libre durante 2 efímeros días. Estoy en el trabajo mirando el reloj, tic-tac tic-tac, para ver si dan las 3 y puedo irme a intentar echar una siesta reparadora. Esta es mi versión positiva, porque la realista sabe que mi día será diferente.

Iré corriendo como una posesa para ir al metro y, como siempre, el semáforo se pondrá en rojo, lo que me hace peder el metro. Lo siguiente es correr como si me quemara el culo desde el metro a mi parada del tren. Llego por los pelos colgada con mil trastos, sudando como un pollo asado y encima los asientos todos ocupados. Los viernes, como todo el mundo sale a las tres, el tren parece una piscina china, todos ahí pegados y aplastados. Cuando llego, me toca acariciar y hacer caso a mi gato que, en lugar de darme las gracias, me muerde con sus dientitos vampiro mientras hago pis, me pongo un vaso de agua...lo que sea que haga. Me tumbo por fin, pero como no paro de pensar en que si duermo estoy perdiendo horas de estudio para mis examenes, no consigo pegar ojo y, al final, me pongo a estudiar medio sopa.

¡Y así son mis viernes! Curro, correr, metro, correr, tren, coche, gato, mordisco, gato, intento de siesta fallido, estudiar, estudiar, baño, mordisco gato, agua, mordisco gato, estudiar, estudiar....

¡Qué dura es la vida! Bueno os dejo una rica y sencilla receta de mermelada.


Ingredientes:(1 tarrito)

300 gr de frambuesas
un chorro de Perdo Ximenez, como 1/3 de vaso
300 gr de stevia en polvo
2 vasos de agua


Elaboración:

Poner en la cazuela las frambuesas.


Luego añade el Pedro Ximenez, yo usé el que tenía por casa, no eché mucho porque es fuerte.


Calienta el fuego a fuego medio y déjalo unos minutos.


Añade el agua y déjalo a fuego medio durante 30 minutos.


Luego añade la stevia. mezcla todo bien con la cuchara de palo. Da vueltas durante una hora más o menos, hasta que veas que queda sin grumos. De vez en cuando aplasta con la cuchara


Métela en un tarro y déjalo enfriar durante unas horas. Luego envásalo al vacío en una cazuela con agua muy caliente, cuando empiece a hervir, baja el fuego y lo dejas 20 minutos. 


En un paño pon el tarro boca abajo para que se haga el vacío y lo dejas toda la noche. Con eso debería estar ya al vacío. Eso sí, ten cuidado porque si el tarro lo abriste con un cuchillo es posible que ya no se pueda hacer el vacío.


Tendrás una mermelada deliciosa, muy muy sabrosa con el toque del vino y genial en unas tostaditas o para rellenar unas buenas magdalenas como se vió en mis Muffins de frutos rojos.













  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

El bizcocho de nesquik, que era un patito feo, y se convirtió en un cisne blanco de chocolate

 

Hoy traigo un delicioso bizcocho de nesquik y mermelada de arándanos recubierto de un crujiente de chocolate blanco. Crujiente por fuera, esponjoso en el medio y cremoso en el centro. ¿Que más se puede pedir?


La presento al reto mensual que participo de Receta de Una Galleta un Cuento, un reto genial donde cada mes publicamos recetas deliciosas que evocan a bonitos cuentos, esta vez El Patito Feo. Si queréis ver las recetas de mis compis: aquí.

Y ahora mi bonito cuento...

Erase una vez, un bizcocho que era un patito negro, oscuro y sin color. Tenía complejos, sus hermanos le hacían sentir como un pequeño grano de arena en un desierto sin fondo. Sus noches eran tristes, al amparo de una hoja que en días de lluvia se hundía, al igual que su palpitante corazón.

Lloraba a escondidas por miedo a las burlas de los bonitos cisnes que le rodeaban en el lago, un lugar lleno de hojas de nenúfares rosas que contrastaban con el intenso verdor del lago y el puro blanco de los cisnes.

El pequeño patito solo quería convertirse en un hermano más, no quería destacar, solo olvidar la fealdad que le hacía pasar en soledad todos los días interminables.

Pero un día como otro cualquiera, gracias a un toque de dulzor, de amor y de sentimientos encontrados. Gracias a su fuerza de voluntad, sus esperanzas y sus deseos de ser alguien mejor... se convirtió en un bonito bizcocho blanco como el cisne que quería volar para ser feliz, desplegó sus imponentes alas con las que deslumbró las sonrisas apagadas de todos sus hermanos y voló, voló y voló...para vivir en un mundo de ilusiones infinitas.








Ingredientes:

150 g de harina
8 cucharadas de nesquit
1 sobre de levadura
3 huevos
120 g de azúcar
120 g de mantequilla
una pizca de sal
mermelada de arándanos 
chocolate blanco
almendras decorar


Elaboración:

Tamizar la harina con la levadura en un bol y luego el nequit. Mezclarlo todo bien.



En otro bol, pon el azúcar y los huevos y lo bates muy bien, hasta que quede blanquecino y doblado de volumen.



Luego añade la mantequilla a temperatura ambiente y mezcla muy bien hasta que no queden grumos. Precalienta el horno a 180º.



Añade la harina, la levadura y el cacao y empieza a remover con el tenedor hasta que quede una masa homogénea y quede sin grumos.



Engrada el molde con harina, mantequilla o desengrasador y luego añade la mitad de la masa.


Coge la mermelada de arándanos y la añades sobre la masa.


Luego lo cubres con la masa sobrante encima hasta cubrir la mermelada.


Meter al horno unos 45 minutos, hasta que veas que queda bien dorado y que pinchando no se mancha el palillo.


Colócalo en una badeja y déjalo enfriar unas horas.


Luego coge el chocolate y ponlo en un bol y lo metes al micro para que se quede líquido, pintas el bizcocho con ese chocolate y añades almendra picadita al gusto.



 Lo dejas enfriar en la nevera hasta que quede duro y crujiente, ¡Es delicioso! Cremoso en el centro, esponjoso en el medio y crujiente por fuera. ¡Os encantará!















  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS